Sí, hemos visto la superficie de Venus