Se propagan amibas come-cerebros – y es tan malo como suena