Las inyecciones dióxido de carbono parecen ser mejores que las liposucciones, pero hay una trampa