La muerte de una mascota puede ser más dolorosa que la de un compañero humano