La memoria muscular es real, pero probablemente no sea lo que piensas