Este parásito que se encuentra en el excremento de los gatos puede alterar tu cerebro, pero es probable que no te convierta en un empresario.