Esta extraña condición te hace sentir como si acabaras de quemarte la boca con el café caliente, indefinidamente